NOVEDADES

inSURgentesdoc: oficio, creación y activismo

Llegamos a inSURgentesdoc a través de una amiga de HT que nos recomendó el documental “Al Otro Lado de la Cordillera”. Nos llamó la atención su trabajo, bien armado visual y argumentativamente. Una obra fina y contingente que demuestra una relación que, como proyecto Harina Tostá, nos interesa profundizar desde la reflexión: contenido audiovisual y activismo social.

En ese marco, realizamos una entrevista a Rodrigo Salinas, director del documental y miembro del colectivo audiovisual inSURgentesdoc.

Una entrevista virtual en que se abordaron tópicos sobre cómo se generó el proyecto, las inquietudes, lo que se quería expresar. Sobre el vínculo entre producción creativa y activismo. Sobre metodologías de trabajo colaborativo, generación de redes y autogestión.

Una muy relevante entrevista para seguir creando y fortaleciendo redes de trabajo colaborativo independiente, en pos de fortalecer el movimiento social.

———-

Harina Tostá: ¿Qué es inSURgentesdoc?:

“Es un colectivo integrado por cientistas sociales, realizadores audiovisuales, músicos y diseñadores, que hemos querido visibilizar las luchas que los chilenos y otros pueblos de Latinoamérica están emprendiendo para transformar sus sociedades. inSURgentesdoc intenta plasmar en formato documental investigaciones sociales con temas que están en diversas publicaciones, tanto de carácter académico como desde los movimientos sociales y organizaciones populares.

El 2011 participamos del documental “SEREC: se robaron el cobre”, trabajo que reconstruye la historia política y económica del cobre en Chile, producido por el colectivo Obreros Visuales, en el cual varios de nosotros trabajamos. Venimos de experiencias de ese tipo, siempre intentando relevar a actores sociales marginados de los grandes medios, actores que para nosotros son esenciales en las transformaciones que necesitamos en Chile y en el continente.

Nuestro colectivo actualmente está conformado por compañeros que viven en Chile y una parte en Argentina. A pesar que estamos geográficamente distanciados continuamos con nuestro trabajo colectivo y de alguna manera internet viene a resolver esa distancia, al menos en lo relativo al trabajo que desarrollamos.”

MOVIMIENTO SOCIAL: AL OTRO LADO DE LA CORDILLERA.

Harina Tostá: Ustedes realizaron el documental AL OTRO LADO DE LA CORDILLERA, sobre el “exilio” de los/as estudiantes chilenos/as. ¿Por qué?:

“Cuando se iniciaron las movilizaciones del 2011, nosotros éramos parte del colectivo Obreros Visuales con los que estábamos realizando el documental del cobre que mencionaba anteriormente. En esa época nosotros hicimos algunos registros de las marchas y en realidad había un gran número de equipos audiovisuales y fotógrafos registrando lo que estaba pasando. Era algo increíble, imagino que todos sentían la necesidad de registrar ese momento, no sólo por la masividad de las marchas, sino también por el nivel de represión como respuesta del Estado, muchos sentimos que algo estaba pasando y que todo comenzaba a cambiar.

En ese contexto nos tocó migrar hacia Argentina, tal vez no era el mejor momento, pero sentíamos que esto era para largo y que era importante conocer otras experiencias, necesitábamos viajar. Por años esperamos que pasara algo y cuando comenzaba a pasar nos íbamos. Pero ahí surgió la idea, si nos íbamos teníamos que continuar trabajando en la misma línea, realizar un trabajo que diera cuenta de otras consecuencias del conflicto en Chile.

Nos encontramos con diversos videos en YouTube de manifestaciones en Argentina, donde aparecían estudiantes chilenos solidarizando con lo que pasaba en Chile, pero lo particular era que estos chilenos se habían denominado como exiliados por la educación. Esto a nosotros nos hizo mucho sentido, si bien es cierto su salida del país no había sido en las mismas condiciones que el exilio de los 70 y en términos jurídicos no era lo mismo, era una forma de expulsión. Ellos no tenían la posibilidad de educarse en Chile, por los altos costos que esto implica, pero además habían tenido que dejar a sus familias, su círculo de amigos, en algunos casos a sus parejas, y viven en Argentina pensando permanentemente en Chile.

Entonces comenzamos a hacernos algunas preguntas. ¿Por qué a 40 años del golpe, a 20 años del fin de la dictadura seguían saliendo chilenos del país que se consideraban exiliados?. Y más allá de definiciones de orden jurídico o la imposibilidad de volver, que en este caso no existía, lo cierto es que la sensación de estos jóvenes y su acción en el extranjero eran bastante parecida a la de los exiliados de la dictadura.”

insurgentesdoc

Harina Tostá: ¿Qué podemos encontrar en el documental?:

“Un vínculo entre el exilio provocado por la dictadura y esta masiva salida de chilenos que debieron dejar su país para recibir educación gratuita. A nosotros la auto denominación de exiliados que hacen los estudiantes chilenos nos parece muy acertada y provocadora porque abre un debate sobre el derecho a la educación incluso fuera de las fronteras de Chile. Los estudiantes chilenos que viven en Argentina son consecuencia de las políticas implantadas desde la dictadura en materia económica, política y social. Ellos se sienten expulsados de su país, manifiestan ciertos grados de rencor, que algunos han canalizado en organización.

Además hacemos un paralelo con lo que sucede en Chile y Argentina, intentando dar cuenta del conflicto educativo en el contexto de una profundización de lo que algunos llaman “el modelo chileno”, hacemos una crítica a esas políticas y sus alcances.

La dictadura, y su modelo, están en el presente y los estudiantes chilenos dentro y fuera del país así lo sienten y lo viven en carne propia.”

CREACIÓN Y ACTIVISMO SOCIAL.

Harina Tostá: Asumimos que hay una relación entre la creación, en éste caso audiovisual, con el activismo social. ¿Cómo entra inSURgentes en esa definición?:

“Para nosotros es una cuestión que esta absolutamente relacionada, tiene que ver con nuestra formación militante, con nuestra historia, y con la existencia de documentalistas que trabajaron desde lo político, desde el activismo y la militancia social como el caso de Raymundo Gleyzer en Argentina.

Entendemos que nuestros oficios pueden estar al servicio de los movimientos sociales, al servicio del debate, de la visibilidad de las alternativas y de formas diferentes de asociarse. Los compañeros que forman parte del colectivo provienen de espacios de participación muy diversos, entonces hay una práctica de militancia social previa a nuestro encuentro, nos juntamos para potenciar nuestras habilidades y continuar haciendo lo que hacemos hace rato desde distintos lugares y experiencias, para volcarlo en una construcción colectiva.

Por otro lado somos hijos de trabajadores, entendemos la situación del país, somos parte de ella y críticos también, esto nos obliga a realizar nuestro trabajo desde el activismo, pero también buscamos alternativas y soluciones que emergen justamente de los sectores en lucha.”

Harina Tostá: ¿Qué tipo de proyectos desarrollan?:

“Desde nuestra llegada a Argentina nos hemos relacionado con gente que esta trabajando desde hace años en temas de migración como Alpaca Producciones, con los que tenemos en carpeta dos proyectos: uno relacionado a la migración latinoamericana a Argentina y otro sobre el exilio chileno en Argentina. Pero también estamos involucrándonos con organizaciones sociales y políticas como el caso de IMPA, una fábrica recuperada bajo control de los obreros, donde además de haber puesto en marcha la fábrica tras la crisis del 2001 hoy cuentan con un centro cultural, un canal de televisión comunitario, un teatro y la Universidad de los Trabajadores, que es una institución que imparte carreras de profesorado gratuitamente, administrada y desarrollada por los propios trabajadores de la fábrica.

Nos interesa visibilizar, relevar el trabajo que las organizaciones sociales y políticas están haciendo incluso por fuera del Estado y que en definitiva van generando una alternativa a la actual crisis y alternativas no solo desde lo productivo, sino también desde lo educativo, lo cultural.

IMPA y tantos otros proyectos vienen a decirnos que existen formas distintas para relacionarnos en una sociedad y ellos lo demuestran en forma concreta. Nosotros estamos en eso, generando proyectos en forma conjunta con otras organizaciones; es el dialogo con ellos, en el encuentro con otros desde donde surgen ideas para nuevos proyectos.”

Harina Tostá: ¿El arte es neutro políticamente hablando?:

“Sobre esto se han escrito ensayos, tesis, artículos, donde se afirma justamente lo contrario: el quehacer

artístico ha estado permanentemente ligado a lo político. Existe un correlato entre estas dos actividades y, por esto, se ha teorizado acerca del rol del arte, la comunicación y la cultura en lo político. Recordemos que grandes referentes de las artes y la cultura de nuestro país como Violeta Parra y Víctor Jara son muestra de aquello, es cuestión de ver sus imágenes en las marchas estudiantiles, están ahí porque son referentes en toda su dimensión artística y política.

Mas allá de discusiones teóricas sobre la función del arte, nos interesa el aporte que podemos hacer desde nuestro trabajo y el de tantos otros a la transformación de nuestras realidades, si eso se hace desde una perspectiva artística cuanto mejor porque va abriendo otras miradas.

La situación actual hace que los artistas se vayan haciendo cargo lo que pasa a su alrededor y sus obras son expresión de ello. Ellos ven al igual que el resto que vivimos en una democracia restringida, con una educación deficiente, que no precisamente genera diálogos sino más bien imposiciones. Ellos ven a diario que lo artístico y lo político está subvalorado, que un gran número de artistas debe resolver a duras penas como hacer para concretar sus obras. Ellos viven en carne propia las dificultades de vivir en un país como Chile, por eso una vez más el arte toma forma de expresión política. Ahora esto se replica en el teatro, en la danza, en la fotografía y, por supuesto, en el documental, donde incluso algunos festivales han puesto como centro de sus certámenes la cuestión política y social.

En todo caso lo que nosotros hacemos no tiene que ver con el arte ni tiene esa pretensión, somos simplemente trabajadores empeñados en volcar nuestras habilidades al servicio del activismo social.”

TRASPASO DE METODOLOGÍAS.

Harina Tostá: Si tuvieran que traspasar metodologías de trabajo, en términos de autogestión, financiamiento, iniciativa personal v/s esperar recursos exógenos (estatales, privados), ¿qué recomendaciones transmitirían a grupos o colectivos similares?:

“Aunque nosotros no hemos recibido fondos concursables entregados por el Estado y menos por agentes privados, sentimos que es necesario que al menos los recursos del Estado sean ocupados también por aquellos que plantean discursos más críticos, porque en definitiva esos recursos también son nuestros, mientras no tengan que sacrificar sus objetivos nos parece que esta bien.

Hemos optado por la creación colectiva: todos de alguna manera somos parte del equipo de investigación y opinamos en torno a las decisiones de cómo vamos a contar la historia, como queremos que se vea, como nos gustaría que fuera la música, la grafica y de ahí cada uno propone en su área y se vamos haciendo comentarios y observaciones entre todos. No es que cada uno se limite a su propia especialidad porque en este camino todos vamos aprendiendo del tema y de cómo hacer estos trabajos, es un constante aprendizaje y esto es muy interesante porque cuando nos toca presentar los trabajos lo puede hacer cualquiera del equipo, no es necesario que vaya un especialista en el tema, a esa altura todos sabemos de que se trata y de alguna manera el trabajo es la mirada de un colectivo, no del director o un investigador.

“Al otro la de la cordillera” lo auto financiamos en toda su etapa de registro, montaje y creación musical. Cada uno de nosotros participó sin remuneración alguna y utilizamos equipos que fuimos adquiriendo en forma personal y que en muchos casos nos sirven para generar recursos para vivir haciendo trabajos por encargo. Esto nos da un grado de autonomía porque no dependemos de recursos para arrendar los equipos.

Así mismo, nos vinculamos con organizaciones sociales y culturales en Chile y Argentina. Todo esto va conformando una red con otros actores sociales, resolviendo de esta manera la difusión. Ahora el desafío es ir logrando apoyos económicos en la mayor parte de las etapas con el fin de dedicarle más tiempo a estos trabajos, pero es una cuestión que cada colectivo debe ir resolviendo en el camino y echando mano a su creatividad y habilidades.

Para nosotros la realización de este tipo de documentales tiene que ver con nuestra convicción sobre la necesidad de hacer transformaciones, lo vamos a hacer con plata o sin plata, lo importante en este momento del colectivo es ir afianzando nuestro trabajo, nuestras relaciones y generar redes que den difusión a ese esfuerzo.

Por otra parte nos parece fundamental generar instancias de colaboración entre quienes realizamos trabajos independientes, como una forma de romper por un lado con el cerco en la difusión así como para ir resolviendo cuestiones de financiamiento y proyectar trabajos en conjunto.”

 

CONTACTO.

Si quieres ayudar en difusión y conocer más sobre el proyecto inSURgentes y el documental “Al Otro Lado de la Cordillera”:

http://insurgentesdoc.blogspot.com.ar/

obrerovisual@gmail.com

 Entrevista: Andrés Pinto para Harina Tostá.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*