NOVEDADES

Historiografía, Fanzines y Contracultura

En 1968, en EE.UU, Robert Crumb, un joven dibujante, editó el primer número del comics Zap Comix, donde el sexo y la política eran el caldo de cultivo de delirantes historietas que lograron desafiar los cánones puritanos, del humor y la crítica cultural. La publicación no sólo fue un éxito y el comienzo de todo un circuito alternativo en la ciudad de San Francisco, sino que también, el impulso para la producción de una ola de publicaciones y cómics underground (también llamados comixs). El Zap Comix es uno de los hitos fundadores de la moderna versión del formato autopublicación, en el que el género fanzine es otro de los principales exponentes.

Fanzine, es una abreviatura en inglés de fan´s magazine -revista para fanáticos-, y que de acuerdo a las definiciones más usadas, se trata de una publicación temática realizada por y para los aficionados. Con la escena punk en los 70´s, los fanzines se consolidaron como revistas de fanáticos-musicales, en las que se albergaban entrevistas a bandas, letras de canciones, fotos, flyers, etc para luego ir incorporando temáticas políticas. En Latinoamérica durante la década de los 80´s, un referente que marcó toda una época de producción fanzinera, fue la colombiana Visión Rockera (foto 1) en la que se publicaron muchos análisis de rock a nivel ideológico y con énfasis en el ambiente local colombiano. Se dice que fue probablemente uno de los precursores en materia de fanzines contestatarios, allá por el año 1986, sacando por lo menos 10 números. El de la foto es el quinto, data de abril de 1987.

vision rockera 5

Fanzine: “Visión Rockera”.

En Chile, una experiencia muy interesante, sin lugar a dudas fue en la década de los 50´s, cuando un grupo de jóvenes poetas –Nicanor Parra, Enrique Linh y Alejandro Jodorowski- dieron vida al Quebrantahuesos, un proyecto de intervenciones poéticas, que “lograron apropiarse tanto de los espacios como del lenguaje públicos, ocupando muros en varios lugares de Santiago, con textos creados a partir de recortes de periódicos”. En el sitito www.memoriachilena.cl de la Biblioteca Nacional de Chile, pueden descargar fotos de las diversas intervenciones realizadas por este grupo, así como una edición de la revista Manuscritos (editada por la Universidad de Chile) de 1975, en que se incluyeron fotografías del Quebrantahuesos.

CHILE

Fanzine: “Quebrantahuesos”.

HACIA UNA HISTIORGRAFIA DEL FANZINE. 

Una de las grandes deudas de la historiografía chilena y especialmente la inscrita dentro de los sub-género historia social y de los medios de comunicación, es con los fanzines, y especialmente con el rol que han jugado en los movimientos de izquierda, anti-sistémicos y contraculturales. A diferencia de EE.UU, Inglaterra, Colombia o España, en Chile son escasos los estudios historiográficos o desde las ciencias sociales que vinculen los medios de propaganda o difusión de ideas, los tipos de formato y los modos que adquieren las prácticas de resistencia, y menos aún, de qué modo los fanzines o las autopublicaciones pueden ser pensadas como algo más que medios de transmisión de contenidos o mensajes.

Creo que una buena propuesta es pensarlos como dispositivos o, máquinas de ver, que intentan instalar otros códigos literarios, visuales, estéticos, imaginarios, etc. y también, otras lógicas de relación entre la producción cultural y las luchas colectivas. Es decir otras lógicas entre el arte, el discurso y la política.

Pese a la falta de una genealogía hay varios datos que nos pueden servir para captar las interrogantes planteadas.

Como decíamos anteriormente, si bien el fanzine moderno, está vinculado al comixs y a la escena punk-rock – y en Chile a la escena punk-rock opositora a la dictadura-, la historia de este formato, es mucho más larga y podría vincularse a la misma invención de la imprenta, cuando se comenzó a producir una serie de autopublicaciones, anónimas -y en lenguaje moderno- underground, dirigidas a cuestionar la autoridad del Papa y la Iglesia, en medio de las luchas por la Reforma. Años más tardes, especialmente en Latinoamérica, estos medios servirán a las luchas por la Independencia cuando las proclamas contra el Papa devienen proclamas contra el Rey y la aristocracia.

Pero para no ir tan lejos, basta decir que los fanzines modernos siguen la idea y el formato de los llamados pasquines, autopublicaciones realizadas por los colectivos obreros en pleno siglo XIX y XX y vilipendiedas por los sectores burgueses, que hicieron de éstos, un sinónimo de diario de poca monta, definición que nos llega hasta ahora. El pasquín forma parte de la misma historia del periodismo obrero, del periodismo como oficio y no disciplina , de aquel que nos mostró de forma genial el novelista Manuel Rojas, y que en nuestro país uno de sus principales exponentes fue el mismísimo Luis Emilio Recabarren y su mítico El despertar de los trabajadores.

articles-80820_thumbnail_thumb

Pasquín: “El Despertar de los Trabajadores”.

Quiero destacar que lo que en sus inicios fue un modo producción o una forma de producir estas revistas -cortar-pegar-copiar-auto-distribuir-, la misma producción se transformó en la identidad del fanzine; los fanzines junto con tratar sobre temas contra-culturales, musicales, políticos o artísticos, tienen por característica el formato de producción: el hágalo ud mismo y que vinculado a la técnica del collage, despliegan, intencionados o no, toda una voluntad de de-construcción y re-construcción de los imaginarios culturales, visuales y estéticos existentes.

Desde esta perspectiva y volviendo a los fanzines contemporáneos, en la misma época sesentera del Zap Comix y también en EE. UU, el colectivo afro-blanco-americano radical, Mother Fuckers y su llamado al armed love – en medio del peace and love-, junto con proclamar la insurrección armada y la muerte del arte, hizo de las suyas editando una de las pioneras publicaciones que usaron no sólo el collage visual, sino que también el college temático. El blak mask fue una suerte de receptáculo de consignas de protesta, poesía, ensayos, música, fotografías, etc.

tumblr_l16u06fZHO1qbrntno1_500

Esta forma que adquirió esta autopublicación también tiene que ver con Mother Fuckers, era un grupo bastante extraño, por lo que difícil de definir: jóvenes negros y blancos, que se hacían llamar La Familia (no confundir con la secta La Familia liderada por Charles Mason). Inspirados por Bakunin, el Dadá y mucho odio a MC5 y Jefferson Aiplane, eran unos “hell angels con manifiestos políticos”, que se auto-definían como una banda (gangs) de afinidad de clase; un gesto similar a las bandas urbanas nacidas tras la Segunda Guerra Mundial, pero cuyo objetivo era la revolución.

El número 1, publicado en noviembre de 1966, decía en su primera página:

“Está surgiendo un nuevo espíritu. Igual que en las calles de Watts, ardemos con la revolución. DESTRUIR LOS MUSEOS…nuestra lucha no se puede colgar en las paredes. Dejemos que el pasado se derrumbe con los golpes de la rebelión. “

Para mayor información sobre este grupo y su revista, pueden ver el documental del 2014: “Against the Wall, Motherfuckers”, realizado por los mismos editores del libro “Motherfukers!. De los veranos del amor al amor armado”, ediciones Filguera. (En parte de arriba del presente post).

En Chile y en los últimos años, ha habido un verdadero renacimiento del fanzine, algunos con un sólido proyecto de edición, que les ha permitido mantenerse en el tiempo – una de las principales dificultades de la producción fanzinera-. Cabe destacar el Planeta Z (https://www.facebook.com/pages/Fanzine-Planeta-Z/131084173655194?sk=info&tab=page_info=) , con ya 10 años de existencia y tiraje. También el hecho de que poco a poco se ha ido conformado una verdadera escena local fanzinera y en los que se han organizado encuentros, muestras, talleres de lo que podemos destacar el grupo Feria de Fanzines que ha organizado varios talleres en la Biblioteca de Santiago así como muestras en la Facultad de Derecho en la Universidad de Chile. Acá pueden conocer más de este proyecto: https://feriadefanzines.wordpress.com/

FEMINISMOS Y FANZINES.

Los fanzines surgidos al calor del movimiento de mujeres tienen su propio capítulo dentro de la historia de los fanzines. Una auto-publicación pionera fue la editada por la anarquista, Ema Goldman en su exilio en EE.UU, llamado Mother Earth (1906-1917), en el cual Ema y Alexander Berkman, plasmaron sus ideas acerca del antimilitarismo, el amor, la maternidad, la anarquía entre muchos otras cuestiones, y que en la actualidad, son una fuente privilegiada para la historia del anarquismo, como del formato autoedición. Los milagros de la web han hecho que podamos acceder a casi la totalidad de los números editados por el grupo de Goldman. Acá les dejamos el link http://dwardmac.pitzer.edu/anarchist_archives/goldman/ME/me.html

4

Fanzine: “Mother Earth”.

Pensando en las producciones más actuales, sin lugar a dudas el Riot Grrrl -editado durante la década de los 90s- es un referente fundamental del formato fanzinero contemporáneo . Riot Grrrl reescribió el feminismo dentro de una rebelión punk-rock protagonizada por muchachas muy jóvenes. Propusieron un concepto diferente de política feminista, transformando las actividades tradicionales de protesta, en un activismo contra-cultural en el que incorporaron conciertos, películas, fanzines y música, entre otros. De ahí que el mismo Riot Grrrl, funcionó como un receptáculo de todas esas experiencias creativas, que este grupo logró producir en apenas un par de años.

Entre las múltiples preocupaciones que plasmaron las producciones de la las riot grrrls, figuraba la autodefensa. En muchos conciertos riot, éstas no comenzaban hasta que todas las chicas estuvieran en las filas de delante y los chicos en las de atrás. En otros, no se dejaba entrar a chicos. Según las riot grrrls, se trataba de un acto de justicia –y venganza-por tantos años de haber sido aplastadas, empujadas , pisoteadas, manoseadas en los conciertos de la escena punk-rock. Los fanzines fueron una estrategia para compartir y difundir este tipo de acciones, así como las ideas feministas, creándose una intricada red de correspondencia personal –en una época anterior al Facebook y las redes sociales virtuales- , y en los que se compartían los diferentes manifiestos que el movimiento Riot Grrrl generó, abarcando con ellos diferentes lenguajes y discursos que oscilaron entre el arte, la protesta y la diversión. Pueden visitar su página http://www.grrrlzines.net/zines/riotgrrrl.htm

5

Fanzine: “Riot Grrrl”.

Una buena selección de aquellos fanzines quedaron recogidos en la edición de lujo The Riot Grrrl Collection, un volumen editado el 2013 por la importante editorial estadounidense Feminist Press: 370 páginas de artículos, cartas, flyers, postales, cubiertas de cassette, etc . En este link lo pueden revisar y si se animan, a adquirirlo por la módica suma de 27 dólares. http://www.feministpress.org/books/riot-grrrl-collection-0.

Otro hito importante fue en el 2012, cuando en Madrid, el Ladyfest Madrid editó un fanzine dedicado a las Pussy Riot. Los fondos recaudados se destinaron a la defensa legal del colectivo. El fanzine cuenta con ilustraciones, fruto de la convocatoria realizada por la revista trans Una Buena Barba, así como por artículos escritos por integrantes de Ladyfest Madrid y un tutorial para hacerse un propio pasamontañas.

6

Finalmente quiero destacar el fanzine publicado por la CUDS- Chile durante el 2014 desmontar la lengua del mandato, criar la lengua del desacato, diálogo transfronterizo con Valeria Flores, en el que según las propias palabras de sus editores, “se trata de abrir un espacio político donde la palabra, en toda su intensidad y espesura nos permite volver la mirada sobre aquellos espacios refractarios de las escrituras feministas del activismo de disidencia sexual en américa latina.” Dado que está en formato papel acá pueden leer una reseña sobre este. https://disidenciasexualcuds.wordpress.com/2014/12/06/desmontar-la-lengua-del-mandato-criar-la-lengua-del-desacato-dialogo-transfronterizo-con-valeria-flores/

7

Fanzine: “CUDS”.

LEA – HAGA FANZINES-

Como ven, la historia del fanzine no es una, por lo que cabe mejor hablas de historias, historias que no son más que una invitación a todas las fanzineras para que nos envíen sus sitios en internet, fotos o el material que quieran, junto a una reseña/presentación en formato Word. También aquellas que quieran difundir fanzines de otras, son bienvenidas.

Claudia Calquín para Harina Tostá.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*